A fin de año, el Municipio tendrá 150 cámaras de videovigilancia

San Carlos de Bariloche tiene uno de los territorios más amplios del país, sólo comparable con la ciudad de Buenos Aires. Claramente, con una densidad poblacional mucho menor en cuanto a sus residentes, aunque mucho más dispersa y muy inestable, si se contabilizan los turistas que llegan y se van continuamente.

En este marco, proteger a los habitantes y a los visitantes, no parece ser tarea sencilla. Durante el primer año de gobierno del intendente Gustavo Gennuso, las políticas y acciones estuvieron encaminadas a ordenar la situación de desequilibrio general económico, financiero y administrativo en que se recibió a la nueva gestión en diciembre 2015.

Cumplido ese objetivo, uno de los ejes principales de su gobierno, se centró en la importancia del rol de la Protección Civil y la Seguridad Ciudadana, entendiendo como tal, el ejercicio de todas aquellas actividades destinadas a garantizar el pleno respeto de los derechos de cada persona de conformidad con la letra y el espíritu del derecho aplicable.

Desde esta perspectiva, se trabajó en la importancia de potenciar el cuidado de las personas como un deber indelegable del Estado. El fin es hacer hincapié en el rol privilegiado de la prevención que le compete al gobierno local, pero articulando a su vez con el Estado Provincial y el Nacional, toda acción que se desarrolle en su territorio.

Es por eso, que en octubre de 2016 se cambió el rango de la Dirección General de Protección Civil al de Subsecretaría, y creó bajo su órbita la Dirección General de Seguridad Ciudadana con Raúl Quinteros a la cabeza, la cual tiene como fin principal, generar condiciones de convivencia democrática entre los ciudadanos, dirigidas a reducir componentes de riesgo y promover los factores que protegen contra actividades antisociales o criminales antes que ocurran, además de brindar asistencia a las víctimas de delitos.

En aquel momento, el Centro de Monitoreo contaba con solo 6 cámaras del tipo Domo 360 en funcionamiento. A partir de ahí, se elaboraron mapas del delito, los pedidos de los diferentes barrios, el componente geográfico del ejido urbano, la factibilidad de realización de los proyectos, entre otras variables, luego de lo cual se decidió realizar un Plan de Trabajo, en los cuales se propuso la realización de programas tendientes a mejorar la seguridad ciudadana y a aportar algunas soluciones técnicas en lo práctico.

Compartiendo experiencias con otras ciudades, se puso el horizonte en la ampliación y el mejoramiento del sistema de video vigilancia. Por otro lado, a través de la compra de equipamiento de primer nivel en cuanto a marca, modelos y prestaciones, se propuso llevar el sistema a todos los rincones del ejido municipal. Es decir, llegar por primera vez a los barrios del Oeste, del Este y del Sur, evitando así solo monitorear el radio del Microcentro.

Luego, se comenzó a trabajar con el aporte de las juntas vecinales, que en algunos casos también pudieron sumar equipos al sistema de video vigilancia, demostrando la confianza y eficacia en el sistema.

En base a los objetivos planteados, la Municipalidad de Bariloche planea llegar a diciembre de 2023 con un total de 150 cámaras operativas. De esa forma, se espera que haya una cámara cada 6 kilómetros.Actualmente, detrás de cada domo y de cada equipo, está el Centro de Monitoreo Municipal, el cual funciona las 24 horas, los 365 días del año, con visualizadores municipales que observan las imágenes generadas en sitios estratégicos de la ciudad, lo que permite detectar en forma temprana y activar los protocolos de intervención ante robos, casos de violencia de género, accidentes e incendios, entre otros eventos.

En el Centro de Monitoreo, el personal trabaja con una alta rotación, cubriendo turnos las 24 horas y de acuerdo a los análisis realizados se refuerzan días y horarios específicos, todo en virtud de los mapas que se realizan, lo que permite optimizar el recurso humano al máximo.

Además, en todo momento, se cuenta con el respaldo y la presencia dentro de las instalaciones, del personal de la Policía de Río Negro, el cual permite establecer también una rápida coordinación con el sistema 911 – Río Negro Emergencias- dependiente del Ministerio de Seguridad y Justicia de la Provincia de Río Negro.

Asimismo, también se mantienen vínculos y se trabaja en forma permanente con otras fuerzas como Prefectura Naval y como la Policía de la Provincia del Neuquén, debido a que algunos delitos o persecuciones terminan fuera del territorio rionegrino y también se colabora con distritos aledaños, como San Martín de los Andes o Villa La Angostura.