Chingolo y Gabino: homenaje permanente a dos artistas del pueblo

Este martes realizamos el descubrimiento de dos obras con los retratos de Carlos “Chingolo” Casalla y Gabino Tapia, confeccionadas en mosaico por el artista Horacio Ferrari Sol. Ya quedaron colocadas en la plaza del SCUM para que toda la comunidad pueda disfrutarlas y recordar a estas dos grandes figuras del arte de Bariloche.

Las queridas caras de Gabino Tapia y Carlos “Chingolo” Casalla son parte desde hoy del espacio cultural público de Moreno y Villegas, en un homenaje artístico de y para toda la comunidad. Acompañado por Carlota Von Gebhardt y Lara Tapia, nuestro intendente Gustavo Gennuso encabezó ayer la el descubrimiento de ambos retratos, realizados por el artista Horacio Ferrari Sol con la técnica trencadís: un tipo de aplicación ornamental del mosaico a partir de fragmentos cerámicos.

“Queríamos recordar a dos personas muy importantes de la comunidad, de esas que dejan huella, que convierten la palabra en algo que vale la pena”, expresó Gustavo, y rememoró la impronta que ambos artistas dejaron en la comunidad de Bariloche. También estuvieron allí el secretario de Desarrollo Humano Integral Juan Pablo Ferrari, el subsecretario de Cultura Joaquín de Bento, el jefe de Gabinete Marcos Barberis y otros integrantes del Gabinete Municipal, además del artista autor de los retratos.

“A Chingolo lo conocí en mi infancia, porque sus historietas acompañaron mi niñez y adolescencia, así que cuando lo conocí personalmente no lo podía creer”, recordó, y contó que con el tiempo “tuvimos muchos otros encuentros gracias a Carlota, teníamos largas conversaciones y haberlo conocido es uno de los grandes regalos que me dio la vida”.

Gustavo también se remontó a comienzos de la década del ‘80, “cuando a Gabino lo conocí porque hacía los dibujos para una revista fuerte que hacíamos para la época, desde lo que después fue la parroquia de Virgen Misionera, con el padre Currulef; Gabino se había copado y subía la apuesta todo el tiempo”. Recordó momentos compartidos en la Fundación Gente Nueva y que “incluso me ilustró un libro que escribí sobre educación y tecnología”. “Era un conversador exquisito, crítico, que siempre metía el dedo en la llaga, tenía mucho sentido del lugar donde vivía, interpretaba eso y encontraba el detalle disruptivo”, destacó.

Carlota Von Gebhardt, esposa de Chingolo, sintetizó el espíritu de que estos retratos de Casalla y Tapia estén en un espacio público como es la plaza del Salón Cultural de Usos Múltiples (SCUM) de Moreno y Villegas. “Ellos fueron muy amigos, y es hermoso verlos juntos en este espacio. Ellos caminaron la ciudad, la Mitre era su kiosquito, era muy fácil encontrarlos y charlar con ellos, y ellos necesitaban de la gente para poder volcar en líneas el trabajo hermosísimo que hacían”. Y expresó: “Ojalá haya cada vez más espacios para nuestros artistas, creo que el arte amortiguaría un poco nuestros afanes tan críticos de convertir la sociedad que estamos teniendo, que es tan difícil”.

Carlos “Chingolo” Casalla nació en 1926 en el barrio del Abasto. Fue un historietista egresado de la Academia Nacional de Bellas Artes, especializado en temas gauchescos. Su apodo “Chingolo” hace referencia al nombre más popular del conocido gorrión americano. Una de sus creaciones más recordadas fue “El Cabo Savino”, pero también se destacan “Perdido Joe”, “El Cosaco”, “Alamo Jim”, “Larsen”, “Chaco”, “Finch” y “Memorias de un porteño viejo”. En 1994 editó su libro “El Gran Lago” y en marzo de 2000 se editó el “Martín Fierro” con ilustraciones de él. Fue además un notable músico, origen de una genealogía musical familiar que sigue trascendiendo fronteras.

Gabino Tapia nació en febrero de 1944 en Baradero, Buenos Aires. En su carrera artística se destaca su participación en enciclopedias y prensa como ilustrador para la Organización de los Estados Americanos (OEA). Su herramienta preferida de trabajo era el lápiz. Aunque muchos no lo sepan, sus dibujos y diseños forman parte de Bariloche y los vemos todo el tiempo, plasmados en remeras, carteles, afiches, logos y revistas. Retrataba desde el humor y la ilustración lo que creía necesario resaltar, con temas que llamaban a la reflexión.

Las obras-retrato inauguradas hoy fueron realizadas por Horacio Ferrari Sol, un artista oriundo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, quien se radicó en Bariloche hace aproximadamente 14 años y promueve la importancia de la obra artística pública, de libre acceso y al alcance de la comunidad para el disfrute de todos. Fueron realizadas con la técnica trencadís, con la que ha realizado otros hermosos murales en espacios como el Hospital Zonal y el Fab Lab Bariloche.

Mediante la Declaración Nº 2645-CM-19, sus retratos de Chingolo Casalla y Gabino Tapia han sido declarados de Interés Municipal y Artístico por el Concejo Municipal de San Carlos de Bariloche, entendiendo la importancia de conmemorar en un espacio público a dos artistas destacados como lo fueron Chingolo” y Gabino, que sin dudas marcaron un antes y un después en nuestra comunidad.