Cómo preparar tu casa para el invierno y estar prevenido

Faltan varios meses para el invierno, pero es clave aprovechar esta época para ir preparando nuestras casas y vehículos para las nevadas y heladas que se vienen. Mientras desde el Municipio ya trabajamos desde el verano en el Operativo Invierno, conocé cómo adelantarte al clima invernal y prevenir riesgos en tu vivienda.

Así como desde el Municipio ya arrancamos con el Operativo Invierno para estar preparados, cada familia puede aprovechar el otoño para alistar su casa para el invierno y evitar riesgos innecesarios con la llegada del frío, las heladas y las nevadas.

Junto al equipo del Instituto Municipal de Tierra y Vivienda para el Hábitat Social (IMTVHS), repasamos los aspectos que suelen hacer tu vivienda más vulnerable ante las condiciones climáticas invernales en la cordillera patagónica. Seguí estos consejos para preparar tu casa y evitar complicaciones:

  • Revisar el estado de techos, canaletas, toldos, para asegurarse de que pueden sostener el peso de la nieve
  • Revisar el estado de cableados externos (electricidad, cable, telefonía), y realizar a tiempo las podas preventivas que sean necesarias para despejarlos. Si fuera de tu terreno hay ramas que pueden caer sobre el cableado en la vía pública, comunicalo al Municipio (si están sobre cables de media tensión) o a la CEB (si están sobre cables de alta tensión)
  • Chequear ramas dentro de tu predio que puedan caer sobre techos o vehículos y podarlas preventivamente
  • Revisar burletes, aislantes y posibles goteras o entradas de aire o agua desde el exterior
  • Aislar caños de agua y bombas que puedan estar expuestas al frío
  • Revisar los sistemas de calefacción e inspeccionar calderas y termotanques. El mantenimiento a tiempo optimiza el funcionamiento y evita la contaminación por gases. Recordá: el monóxido de carbono mata. Si tenés gas natural, recordar que la llama del gas debe ser azul
  • Si te calefaccionás con leña, mantener caños y chimeneas bien ensamblados para evitar que emitan gases dentro de tu casa. Chequear el tiraje de la salamandra o chimenea. Si usas métodos de calefacción sin salida al exterior, recordar siempre tener una entrada de aire
  • No tapar las rejillas de seguridad y mantenerlas limpias. Y si no tenés, colocarlas. Son una medida de seguridad imprescindible para tu familia en caso de contaminación con monóxido de carbono
  • Si tenés niños pequeños, proteger las zonas de calefacción para evitar quemaduras cuando los artefactos estén encendidos
  • Reparar tu vereda si es necesario (recordá que las veredas son responsabilidad de cada frentista, y si están dañadas se puede complicar mucho la circulación de los peatones)
  • Controlar tus instalaciones eléctricas, y colocar llaves térmicas con disyuntores en la entrada de tu casa
  • Si tenés grupo electrógeno, probarlo antes del invierno y cambiarle el combustible

Es mejor prevenir: hacé estas tareas con tiempo. Si no tenés los conocimientos, asesorate o pedí ayuda