Con el canon de la concesión de Catedral, el Municipio reinvierte en obras en los barrios

El Gobierno Municipal continúa planificando y llevando adelante diversas obras en la ciudad, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las y los vecinos de San Carlos de Bariloche, las cuales además, generan nuevos puestos de trabajo y mayor empleo.

En este sentido, cabe mencionar que cuando se amplió la concesión de la explotación de los medios de elevación del cerro Catedral, el intendente de nuestra ciudad, Gustavo Gennuso, decidió destinar a través de la ordenanza 2929/18, “el 30% del canon anual para obras y servicios de infraestructura en los barrios” de Bariloche, priorizando a los ubicados en la zona de Pampa de Huenuleo.

Esto llegó para resolver una demanda social, que el propio jefe comunal respaldó, con el objetivo de trasladar los fondos que se recaudan en el centro de esquí, a los barrios de Bariloche.

En este contexto, el Municipio acaba de anunciar dos importantes obras en diferentes barrios de la ciudad: una en el Frutillar y otra en el Arrayanes, que beneficiarán a cientos de familias que allí residen.

¿De qué se trata? La primera de ellas, consiste en dotar de conductos pluviales a la zona comprendida por la calle Cacique Prafil en barrio Frutillar, la cual evitaría la continuidad de las inundaciones que se producen en algunos sectores de ese vecindario y conduciría el agua que baja desde el cerro Otto, al Unión y al 2 de abril.

Asimismo, esta labor beneficiará no sólo al barrio Frutillar, sino a todos estos sectores ya descriptos y a los barrios que siguen hacia el Sur del ejido, como Nuestras Malvinas, Nahuel Hue, Cooperativa 258 y El Maitén.

La siguiente obra, será la construcción de los cordones cuneta sobre 600 metros de calle Onelli hasta su intersección con Michay en el barrio Arrayanes, para darle continuidad a los ya realizados sobre la misma arteria y que pueda dar pié a otras obras de infraestructura en el lugar. Esta intervención beneficiará a unas 300 personas.

La totalidad de las obras demandarán una inversión superior a los 18 millones de pesos, responden a necesidades puntuales de las zonas mencionadas y redundará en beneficio de cientos de familias.

Además, el Gobierno Municipal buscó rápidamente un destino específico al canon mencionado, considerando la constante suba de los costos en los materiales, de modo que los trabajos puedan realizarse prontamente y que no sean afectados por la creciente inflación.