El Centro Social, Cultural y Deportivo Alborada ya es una realidad

Este martes nuestro intendente encabezó la inauguración de este nuevo espacio comunitario, que será mucho más que un gimnasio, con instalaciones que reunirán también actividades culturales y sociales. “Este edificio es el símbolo de la integración, y de transformar lo que estaba caído en algo nuevo”, sintetizó Gustavo.

Con un emocionante acto, este martes (28/9) por la mañana realizamos la inauguración oficial del Centro Social, Cultural y Deportivo Nº 4 del barrio Alborada. El espacio albergará actividades deportivas, sociales y culturales, con una amplia infraestructura de servicios, y es además el primer edificio municipal sustentado con energías renovables.

El acto fue encabezado por nuestro intendente Gustavo Gennuso, acompañado por el coordinador de Infraestructura Social, Cultural y Deportiva del Municipio, Andrés Rodríguez, quien estuvo encargado de supervisar la obra comenzada en octubre de 2020.

Además, estuvieron presentes el presidente de la Junta Vecinal del Barrio Alborada Ángel Roa, funcionarios municipales, legisladores, concejales, los referentes de Catedral Alta Patagonia Sebastián Trappa y Manuel Pérez Diez, las y los trabajadores que llevaron adelante la obra y una gran cantidad de vecinos que se acercaron a disfrutar de la apertura de este nuevo espacio público comunitario.

La inauguración comenzó con el tradicional corte de cinta en el exterior del Centro, y luego continuó dentro de las nuevas instalaciones, en donde dio la bienvenida a los presentes una espectacular performance de telas a cargo de integrantes del Centro Cultural Circópolis. Además, en el salón del gimnasio y en todas las salas y halls se pudo disfrutar de una exposición de cuadros de la Pinacoteca Municipal, con la curaduría y montaje de Silvina Russo, que estará montada hasta este domingo. Las pinturas fueron restauradas por Chiara Lamperti, Stella Maris Graff, Perla León y José Luis Rogel. Y el cierre estuvo a cargo del talentoso cantante local Eric Erbin.

“Nos tocó como gestión transformar un pueblo en una ciudad, pero sin perder ese espíritu de comunidad, y este nuevo Centro es parte de ese pensamiento -expresó con emoción el intendente durante sus palabras-. Las comunidades que se levantan de sus propios fracasos encuentran su destino, y hoy encontramos nuestro destino de comunidad con esta maravilla, transformada desde lo que estaba caído, abandonado y pudiendo construir desde allí algo nuevo”. Hay que recordar que esta obra retomó los cimientos y algunas paredes que habían llegado a levantarse hace casi 30 años, y que estuvieron abandonadas por décadas.

Además, Gustavo remarcó que el corazón de este nuevo espacio comunitario es la integración: “Cuando empecé la gestión tomé una decisión difícil, pero que era conceptualmente importante: fundir en una sola las áreas de Deportes, Cultura y Políticas Sociales, que hoy forman parte de la Secretaría de Desarrollo Humano Integral. Porque el ser humano es uno, integralmente, y desde esa mirada partimos. Eso nos llevó mucho tiempo, porque una cosa es decirlo y otra es caminar hacia esa integración”.

Es así que el proyecto, que hace tres décadas había sido concebido como un gimnasio, hoy es un Centro Social, Cultural y Deportivo, que nucleará distintas actividades que hacen al encuentro y la construcción de comunidad.

“Espero que este espacio lo disfruten todos, porque hay una palabra que sintetiza su espíritu: es el amor. El amor con el que se hizo”, concluyó.

Durante el acto, el intendente hizo entrega de una placa de reconocimiento a Andrés Rodríguez, quien supervisó la concreción de toda la obra, y que ya había estado presente en la construcción de sus cimientos cuando hace 27 años trabajaba en el Municipio.

Luego, entregó las llaves del Centro al secretario de Desarrollo Humano Integral Juan Pablo Ferrari, y los subsecretarios de Deportes, Cultura y Políticas Sociales: Carlos Arrative, Joaquín De Bento y Paula Barberis. Y finalmente entregó también una placa de agradecimiento a la Junta Vecinal Alborada, “por todo el apoyo y la confianza que nos brindaron para concretar este sueño, que también es el sueño de los vecinos”.

Las instalaciones del nuevo espacio

La construcción de este nuevo Centro Social, Cultural y Deportivo contó con una inversión de aproximadamente 20 millones de pesos, que provinieron del acuerdo de concesión del centro de esquí del Cerro Catedral, que contempla que la empresa concesionaria Catedral Alta Patagonia financie obras clave para los barrios de Bariloche.

La obra comenzó en octubre de 2020, y partió de la poca estructura que había: una platea y algunas paredes. Hoy, el edificio concluido cuenta con una superficie cubierta de 700 metros cuadrados, distribuidos en dos plantas: en la baja se encuentra el piso amplio y luminoso que aloja las canchas para desarrollar diferentes actividades deportivas, además de sanitarios completos y con accesibilidad, una oficina para la dirección, un consultorio médico, y un espacio de co-working con WiFi. Y en la planta alta se incorporaron cuatro salones con piso flotante, un depósito, baño y kitchenet. En estas nuevas instalaciones funcionarán en breve la sede de la Secretaría de Desarrollo Humano Integral y el Área de Género y Diversidad Sexual del Municipio.

Uno de los aspectos más novedosos es que este Centro es el primer edificio de la Municipalidad en ser sustentado en gran parte con energías renovables: utilizando equipamiento con paneles solares, se cubrirá el 70% de la demanda de agua caliente (para vestuarios, sanitarios, cocina) y alrededor del 40% de la demanda eléctrica. El edificio además está orientado para privilegiar la entrada de luz natural, ahorrando la necesidad de iluminación artificial durante gran parte de la jornada.

El techo, con resistentes cabriadas metálicas, suma además una novedad estética, con los colores internos del techo y del espacio principal diseñados por una artista plástica de Bariloche. Para el mejoramiento del predio se levantaron y repararon los muros de contención de los cercos perimetrales, e incluso se aprovecharon adoquines reciclados de la calle Mitre para la construcción de las veredas internas y externas.

El exterior también es notable: ya se está terminando la palestra exterior, un muro de escalada de 5 metros de alto por 15 metros de ancho con 800 tomas para escalar, diseñada por prestigiosos escaladores y el Club Andino Bariloche (CAB). Se suman dos estacionamientos vehiculares y un deck/mirador que servirá como lugar de encuentro y esparcimiento, con una espectacular vista al lago Nahuel Huapi.

A su vez, se acondicionó y puso en valor un edificio anexo a este espacio, que es utilizado por la Junta Vecinal y el Centro de Atención y Articulación Territorial (CAAT) del Municipio. Se mejoró la instalación eléctrica, se renovó la pintura y los faroles externos y se construyó un deck de entrada.

El proceso de obra, supervisado por Andrés Rodríguez, coordinador de Infraestructura Social, Cultural y Deportiva del Municipio, terminó siendo además un generador de empleo: fue llevado adelante por un amplio grupo de operarios entre los que se encuentran trabajadores municipales, integrantes de cooperativas y beneficiarios de programas sociales.