Finalizó el relevamiento en Nahuel Hue para la conexión interna del gas

El equipo de campo de PROMEBA realizó un relevamiento del 21 al 30 de septiembre de 2020 -en primera instancia telefónico y luego en los domicilios- para intentar dar cuenta de la realidad de las familias del barrio Nahuel Hue respecto a la posibilidad de llevar adelante la obra de conexión interna de gas.

La conexión interna implica la contratación de un/a gasista matriculado/a que realice los trámites pertinentes en Camuzzi Gas del Sur y ejecute la mano de obra, además de comprar la cañería y artefactos necesarios.

En este sentido, se conformaron duplas interdisciplinarias para relevar los domicilios incluidos dentro de la obra de ampliación de la red de gas de Pampa de Huenuleo que se encuentran dentro del área relevada por el Registro Nacional de Barrios Populares (RENABAP). Estas duplas se conformaron por un/a Promotor/a social y un/a urbano con el objetivo de conocer, por un lado, las características socio-familiares y, por otro, dar cuenta de las especificaciones técnicas y edilicias de las viviendas.

Las manzanas implicadas en este relevamiento son la 195, 196, 197, 405, 406, 407, 415, 416, 417, 425, 426, 427, 500, 501, 502, 503, 520, 521, 530 y 531, las cuales conforman un total de 382 lotes. De ellos el 5 % son baldíos, o sea que no tienen acceso al gas.

Solo el 18 % de los vecinos, han realizado trámite efectivo para conectarse. Eso se debe principalmente, a no disponer de fondos por superposición de consumo de leña y otros durante el invierno, por falta de trabajo (30 %), por esperar al verano en otros casos, y terminar la instalación antes del próximo invierno.

El 15 % de las viviendas encuestadas requieren de una intervención edilicia mayor, previo a la ejecución de la instalación interna. Muchas de las casas tienen proyectos de ampliación y puede observarse que a pesar de que actualmente viven en viviendas de madera, estas ampliaciones son realizadas en mampostería, lo cual indica la búsqueda de una mejora en el hábitat.

Por otro lado, se registraron 42 familias que manifestaron que algún miembro tiene una discapacidad o enfermedad de salud crónica. Como, por ejemplo, pacientes oncológicos, portadores de enfermedades inmunodepresivas, enfermedades respiratorias, diabetes, entre otras. Hay que mencionar que en algunos casos poseen la certificación correspondiente, en otros está en trámite y otros no lo iniciaron todavía.

Del relevamiento se pudo inferir que únicamente en 6 de los hogares viven personas mayores de 65 años, consideramos que este dato puede variar al momento de realizar las encuestas a las familias que no se encontraron en esta primera etapa. Más allá de esta salvedad, estos datos dan cuenta de una población adulta – joven.

Esta información cobra sentido si se tiene en cuenta el crecimiento exponencial que tuvo el barrio en esos últimos años. Además hay 43 familias monoparentales, es decir en las cuales una persona adulta es responsable del conjunto del grupo familiar. Son 76 las viviendas en las que viven niñas y niños menores de 6 años, mientras que en 60 viven niñas, niños y adolescentes mayores de 6 años.