Jornada de Educación Vial inclusiva en la Escuela Especial Nº 6

En el Día del Camino y la Educación Vial, realizamos hoy una divertida actividad didáctica con las y los alumnos de ambos turnos, para aprender jugando. Fue organizado de manera conjunta entre la Subsecretaría de Tránsito y Transporte y la Dirección de Gestión para las Personas con Discapacidad del Municipio, junto a la comunidad educativa de la escuela.

La mejor manera de aprender es jugando, y con ese lema se realizó este martes 5 de octubre -Día del Camino y la Educación Vial- una jornada didáctica inclusiva junto a alumnos y alumnas de la Escuela Especial Nº 6 de ambos turnos, con la participación del jefe de Gabinete Marcos Barberis, el secretario de Fiscalización Javier Fibiger, la coordinadora del Observatorio Vial municipal Cristina Painefil, la coordinadora de la Dirección de Gestión para las Personas con Discapacidad Helen Tobar e inspectoras de Tránsito y Transporte del Municipio.

Se trató de una iniciativa coordinada en conjunto por la Dirección de Gestión para las Personas con Discapacidad y la Subsecretaría de Tránsito y Transporte. Cristina Painefil contó que “la jornada llevó mucha preparación y realmente fue muy divertido para los chicos poder aprender mientras juegan, de acuerdo a su edad y capacidades, los conceptos básicos de la seguridad vial”.

El equipo llevó a la escuela semáforos manuales, conos y señales de tránsito, y además distintos vehículos infantiles y volantes, para que los niños y niñas puedan practicar las diferentes nociones que fueron aprendiendo, con el acompañamiento de sus docentes y una inspectora de Tránsito y Transporte que les contó sobre su trabajo.

“La seguridad vial es una cuestión que debemos tener presente todos los días -explicó Painefil-, pero hoy aprovechamos este Día del Camino y de la Educación Vial para pedir a la comunidad una reflexión y una autocrítica sobre cómo nos manejamos en los espacios compartidos, porque las calles, veredas, rampas, cruces peatonales y demás son espacios comunes, no son propiedad de los autos”.

Y resaltó: “Como comunidad tenemos conductas que son peligrosas, pero son aprendidas, no nacieron con nosotros y las podemos cambiar. Pero sin una autocrítica de cómo nos manejamos ese cambio no es posible. Necesitamos replantearnos cómo hacemos uso de los espacios que compartimos con los demás y que son de todos, para bajar la incidencia de siniestros viales y cuidarnos entre todos como comunidad”.