“Los ojos de Bariloche” que todo lo ven

Una vez más el Centro de Monitoreo Municipal y la Policía de Río Negro, trabajaron mancomunadamente para atrapar a un auto que se había dado a la fuga, luego de un confuso episodio en el centro de la ciudad.

El vehículo no se detuvo, hasta que logró ser interceptado en la esquina de 25 de Mayo y Onelli. Allí, dos patrulleros le interrumpieron el paso y consiguieron que la conductora del rodado se detuviera.

Para tal fin, desde el Centro de Monitoreo Municipal, se fue “guiando” a los agentes de Policía, para dar con el paradero del vehículo en cuestión y poder detener a una mujer, que habría intentado atropellar a dos personas.

Lo cierto, es que más allá del hecho, una vez más las 125 cámaras de videovigilancia que están instaladas en todo el ejido de Bariloche, asisten y cumplen la función para la cual fueron instaladas, que es garantizar la seguridad de las y los vecinos.

“Entendemos que esta situación pone en alerta a las personas que cometen ilícitos o algún tipo de delito, ya que saben que la ciudad está siendo permanentemente observada y monitoreada, por lo que difícilmente una huida o un escape, surta efecto, ya no es como antes”, sostuvo el director de Seguridad Ciudadana Municipal, Raúl Quinteros.

Y agregó: “Una persona podrá escaparse de un control o de una detención policial, pero sabrá que pocos minutos más tarde será detenida porque hay personal municipal y policial que está atento a las cámaras y a todo lo que pasa”.