Luis Bonich: “La gente está tomando conciencia de la separación en origen”

Estamos avanzando en las gestiones para la adquisición de más maquinaria a través de diferentes proyectos que hay en este momento tanto del gobierno nacional como provincial, de manera de ir colocando a la Planta de Clasificación de Residuos del Centro de Residuos Urbanos Municipal (CRUM) y la Asociación Recicladores Bariloche (ARB) en los más altos niveles.

Bonich aclaró que “son cincuenta y ocho (58) personas que trabajan en la planta, cuarenta y un (41) mujeres y diecisiete (17) varones; más del doble de mujeres que de varones”. Si bien se ha avanzado mucho y trabaja con las medidas de seguridad e higiene correspondientes -entre ellas el uso de barbijos-, hay que tener en cuenta lo delicado del trabajo al estar manipulando residuos. Es de destacar que no se dejó de trabajar en todo el 2020, al igual que este 2021. “La gente está tomando conciencia de la separación en origen”, continuó el coordinador. “Este es el verdadero factótum para lograr la eficiencia como ciudadanía, como ciudad, como Planta Recicladora y como ARB”.

“Nosotros cuando ingresamos con Santiago Velázquez, con el aval de Gustavo Gennuso y el jefe de Gabinete Marcos Barberis, fuimos armando un colchón entre la ARB y el personal municipal propiamente dicho”, dijo Bonich. “Hay que tener en cuenta que las instalaciones y la maquinaria de la planta son municipales, lo administra la Municipalidad. Y el uso que le da la Cooperativa, la gente que trabaja en la ARB son cooperativistas”.

El coordinador municipal de la puesta en marcha de esta nueva etapa de operación de la Planta de Clasificación, Luis Bonich, destacó también el trabajo de capacitaciones que se fue desarrollando de un tiempo a esta parte. “A principios de año dimos dos cursos de capacitación con el jefe de Seguridad de Bomberos Voluntarios de Bariloche donde se vieron las normativas vigentes y las medidas de seguridad”. “No es fácil la sistematización de tareas, como toda planta industrial: quienes son los que van a bajar las térmicas de luz en caso de incendio, quienes van a manejar los matafuegos, cuales son las puertas de salida. Todo esto ya fue dado. Se dio en dos turnos, en dos días diferentes sendas capacitaciones”.

“Junto al Técnico Industrial Santiago Velázquez -con el que contamos gracias al acompañamiento del Ministerio de Educación y Derechos Humanos de la provincia de Río Negro, y sus colaboradores de la CNEA- estamos haciendo todo un trabajo en puesta en marcha no solamente de la cinta de clasificación, sino también de la nueva máquina para triturar plásticos y neumáticos que no estaba siendo utilizada por falta de mantenimiento”, siguió Bonich. “También pusimos en marcha una trituradora de papel que prácticamente tuvimos que rehacer porque era para un uso de oficina, con determinada sofisticación. Sin embargo, hubo que modificarla porque el uso que le da la ARB es industrial”.

En lo que es un círculo virtuoso importante para nuestra comunidad vale decir que hoy se está trabajando fuertemente en el prensado de cartón; cada quince (15) días de está enviando a Buenos Aires unas veinte (20) toneladas. Otro de los puntos importantes es la anteriormente mencionada trituradora de plásticos (estamos hablando de portes del tamaño de paragolpes de automóviles), que deja el material prácticamente picado. “La trituración del material plástico es el doble de su equivalente en pesos; es decir que lo que antes se te pagaba por 200 kg de plástico, aumenta su valor a prácticamente el doble por el hecho de estar triturado. Tiene un valor agregado muy importante”, mencionó Bonich con entusiasmo.

La solidaridad se ve reflejada también en el compromiso anónimo y constante del sector privado, como es el caso de la empresa radicada en Dina Huapi que compra el material plástico triturado para construir panales para viviendas; o la reciente donación por parte de un empresario barilochense de todos los equipos de luminarias de última generación en la cinta de la planta.

El coordinador de esta nueva etapa de operación de la Planta de Clasificación también destacó el trabajo que lleva adelante la presidenta de la ARB, Gladys Pichiñanco, y todos los que allí colaboran permanentemente. “Hay un clima espectacular de agradecimiento, de mutuo respeto; hay una fusión de trabajador, de voluntariado enorme”, finalizó Luis Bonich.